Museo Reverte Coma

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente

Plantas medicinales y tóxicas de Panamá

E-mail Imprimir PDF

En la República de Panamá, con sus 2.500.000 de habitantes y sus 78.000 Km2, viven restos de 17 tribus aborígenes precolombinas tales como: chocóes de dos diferentes ramas lingüísticas, los chocóes emberá-bedeás y los nonamáes que habitan en las riberas de los ríos del Darién, en las del Río Bayano Alto y el Río Chucunaque, con un total de 3.000 individuos. Luego están los cunas que habitan las islas y costas de San Blas y márgenes del Lago y Río Bayano y el mismo Chucunaque y los enclaves de Pucro y Paya en los afluentes de este nombre que van a aumentar la corriente del Río Tuira en el Darién.

En la región occidental del Istmo (Río Cri camola, Serranía de Tabasará, provincias de Chiriquí, Bocas del Toro y Veraguas), habita el núcleo más numeroso de indígenas, los guaimíes, con un total de unos 70.000 individuos y luego pequeños grupos aislados de indios bug'dá (unos 400), que viven en los ríos del Norte de Coclé, los indios bri-brís, en número de 400 a 500, que habitan en las cercanías de la frontera entre Panamá y Costa Rica, los indios teribes, también en número de 400 a 500 que habitan las selvas y riberas del Río Changuinola en Bocas del Toro, y luego los indios cabécares, changuenas, chumulas y sabaneros que se han incorporado o fundido con los otros grupos.

Dadas las abundantes zonas selváticas que aún persisten en Panamá, las especies botánicas son innumerables. Desde tiempo inmemorial estos grupos indígenas han conocido y utilizado miles de estas especies. Desde el punto de la ETNOBOTANICA, el capítulo es tan inmenso que llenaría muchas páginas mencionar todas las especies utilizadas por los indígenas, tanto en la elaboración de útiles caseros, como en la de elementos de transporte (construcción de canoas), vivienda, alimento, caza y pesca. La selva, pródiga, les proporciona un abundante material que ellos siempre han utilizado "ecológicamente". Nunca en mis 18 años de estancia en aquellas tierras durante toda mi juventud, he visto que el indígena haya destruído la Naturaleza. La ha utilizado tomando lo que le era necesario para su subsistencia, pero jamás ha intentado de ninguna manera destruirla. Por otra parte, su género de vida no le inclinaba ni exigía tampoco sacrificarla con métodos de cultivos intensivos.

Quienes mejor conocen las propiedades medicinales y tóxicas de las plantas halladas en la riquísima Farmacia de la selva, son los chamanes de cada tribu. Los Neles, Inatuledis y Absoguedis entre los indios cunas, los Jaybanás entre los indios chocóes y los Sukiás y Krokodiangas entre los guaimíes y demás tribus del Occidente panameño. Estos conocimientos son transmitidos de generación en generación, de maestro a discípulo, y aunque las utilizan "mágicamente", es decir por su color, forma u otras propiedades externas de las plantas, ellos saben muy bien utilizarlas a veces empíricamente por sus propiedades realmente tóxicas o curativas. Estos chamanes fueron mis mejores maestros en el aprendizaje de la Botánica tropical y me han permitido muchas veces participar de sus sorprendentes conocimientos.

Me limitaré aquí a presentar un muestrario de tales conocimientos seleccionando algunas de las especies usadas por ellos. Por ejemplo es muy utilizada la pita, agave, maguey o cabuya (Agave americana) para la elaboración de útiles caseros como jabas, cestos, bolsas, etc. pero esta fibra textil saben muy bien que hay que limpiarla de las substancias tóxicas que contiene cuyos nombres ellos no saben, pero que son saponinas. Ellos sin embargo saben que produce escozor en la piel, y que al echarla al agua los peces mueren (pesca con barbascos) y que es un buen veneno contra las termites.

Centenares de especies de plantas son utilizadas por los indígenas de la América tropical. Muchas de ellas aún desconocidas para nosotros. Sirvan éstas como ejemplo de las que se podrán llegar a utilizar en nuestra propia Farmacopea cuando se estudien sus propiedades químico farmacológicas y médico-terapéuticas. En el cuadro adjunto apunto algunas de las más conocidas en la zona.

 

Planta
Definición
El marañón      
Es un árbol abundante en algunos lugares del Istmo, que produce frutos de color rojizo, agradables y sanos para comer cuando están maduros. Los indios saben que la corteza de este árbol es febrífuga y que la semilla es muy tóxica. Pero por la acción del calor, esta toxicidad desaparece y se transforma la peligrosa semilla en una verdadera delicia para el paladar siendo un excelente alimento superior al cacahuete y más digestiva que éste. Ellos no lo saben pero lo que han destruído por la acción del calor es el anacardol y el ácido anacárdico que contiene.

(Anacardium occidentale)

El ina nusu          
Es una hierba que me costó siete años llegar a averiguar dónde la encontraban y cuál era,y que utilizan en infusión para curar la lombrices de los niños, pero que concentrada por ebullición produce una substancia de la que bastan cuatro o cinco gotas colocadas bajo la lengua para acabar con la vida de cualquier ser humano, cosa que hacen cuando quieren "despenar" a alguien que padece una enfermedad incurable o bien es demasiado viejo para poder valerse por sí mismo. Se trata de la Spieghelia anthelmia L., un poderoso Strichnos, una planta herbácea de la familia de las Loganiáceas rica en el alcaloide spieghelina, parecido a la coniína y la nicotina. Su efecto es similar a la estricnina; produce parálisis y tetania.

(Spieghelia anthelmia L.)

La jagua o genipapo
Es una planta muy bien conocida y ampliamente utilizada por muchos de estos grupos indígenas. Se trata de un árbol que llega a los 10 m de altura, con frutos de 6-7 cm, de forma de pera, que contienen un jugo transparente en su interior. Este jugo se obscurece al contacto con el aire por oxidación. Si se aplica sobre la piel queda ésta como tatuada durante 15 o más días con un color negro azulado, pizarroso. Lo utilizan a vaces como adorno, otras para prevenirse de la quemadura de los rayos solares, y muchas veces como medicina para las enfermedades de la piel. Yo he podido comprobar sus excelentes propiedades antifúngicas, calmando el picor de los hongos tan frecuentes en los trópicos y curándolos con varias aplicaciones, cosa que no se consigue con los medicamentos sintéticos utilizados en nuestra terapéutica. Es excelente también contra las picaduras de los insectos. Las raíces de este árbol tienen efectos purgantes que ellos conocen muy bien.

(Genipa americana L.)

El akee o huevo vegetal
o seso vegetal

Árbol que produce unos frutos de aspecto muy parecido al marañón citado anteriormente. Pero así como el marañón es inofensivo si no se come cruda la semilla, el seso vegetal es tan tóxico que puede matar a una persona en 24 horas. Desgraciadamente esto ocurre con alguna frecuencia entre los niños que confunden estas dos especies por el aspecto tan parecido que tienen sus frutos. El veneno que contienen es la hipoglobina A y B. Sin embargo, los jamaicanos descubrieron hace mucho que cuando están maduros los frutos, quitándoles el pericarpo y las semillas se pueden comer sin peligro y mezclados con bacalao constituye el plato más delicioso que uno pueda imaginarse.

(Blighia sapida L.)

El ñame
Es un bejuco que posee unas raíces tuberosas de gran tamaño. Constituye la verdura favorita de Panamá, pero es muy venenoso crudo. Sin embargo es comestible y excelente alimento después de ser hervido ya que el calor destruye los alcaloides como la dioscorina que contiene en gran cantidad y que tiene el efecto de paralizar el sistema nervioso. Sin embargo, los indios bri-bris utilizan el jugo para curar las verrugas.

(Dioscorea alata)

El calabazo o totumo De la familia de las Bignoniáceas, es un árbol que produce grandes frutos esféricos o cilíndricos de hasta 30 cm de diámetro, que son de gran utilidad por ser empleados como recipientes por todos los grupos indígenas desde tiempo inmemorial. Su pulpa es purgante y vomitiva, no comestible y de efectos vermífugos. El extracto de la raíz sin embargo es muy tóxico por el ácido cianhídrico y clorogénico que contiene. Los chamanes utilizan esta planta para curar las lombrices de los niños.

(Crescentia cujete)

El palo de buba Es otro árbol de la familia de las Bignoniáceas, con bellas flores azules, violetas y púrpura. Los indios lo utilizan como insecticida y la savia para curar enfermedades de la piel. Antiguamente era utilizado para curar el "mal de las bubas", unos de los tipos de la sífilis tropical, origen según muchos creen de la sífilis que se extendió por Europa después del descubrimiento.

(Jacaranda filicifolia)

El balsamino
Es un bejuco herbáceo trepador que produce unos vistosos frutos de aspecto parecido a un limón. Los indios utilizan la cocción de los frutos para curar las bronquitis. Sin embargo las semillas son muy venenosas por el alcaloide momordicina que contienen, habiendo sido utilizadas por algunas tribus suramericanas para envenenar sus flechas. Los jaybanás chocóes conocen los efectos abortivos de sus raíces.

(Momordica charantica)

El achiote o bija
Es una de las plantas más populares en toda América tropical. Planta sagrada para muchas tribus, usada en ceremonias mágico-religiosas, ha sido empleada la grasa contenida en sus semillas y frutos para embadurnarse la piel con su vivo volor rojo (embijarse). Ya fué conocida y descrita por nuestro primer cronista de Indias Gonzalo Fernández de Oviedo en su libro "Historia Natural y General de las Indias y Tierra Firme del Mar Océano". Los indios utilizan este pigmento rojo para protegerse de la acción de los rayos solares, para embellecerse, y para condimentar sus alimentos ya que tiene un buen efecto estomáquico, superior al del pimentón o el azafrán.

(Bixa orellana L.)

La bien-te-veo o ya-te-vi
Cucurbitácea, muy temida por los baquianos de las selvas de Panamá, porque suele alojarse en sus flores una oruga que al acercarse o tocarla lanza los largos pelos que tiene como si fueran dardos. Aparentemente no produce ningún efecto inmediato, pero a las dos semanas aparece una úlcera en la piel que es aparentemente incurable. Los chamanes cunas sin embargo no le tienen ningún miedo y dicen que basta escupir al pasar delante de la planta para que no haga daño, ni ella ni el insecto o insectos que puedan contenener sus flores. Es común en muchos lugares la idea de que las úlceras de la piel de cicatrización muy tórpida como es la leishmaniasis mucocutánea, son producidas por la picadura de un bejuco y por eso a esta enfermedad en las áreas campesinas de Panamá se les llama "picada de bejuco". Hoy sabemos que la Leishmaniasis está producida por la picadura de un pequeñísimo Phlebotomus o chitra, casi invisible por lo tenue, que inocula bajo la piel la Leishmania tropica.

(Gurania coccinea)

La yuca o cassava Es una planta herbácea o arbuto leñoso que constituye por sus raíces tuberosas un extraordinario alimento una vez que se le ha extraído el ácido cianhídrico que contiene. Alimento básico de muchas poblaciones de toda América desde mucho antes de la llegada de los descubridores españoles, sirvió para alimentar a éstos que buscaban con más interés el "pan de cazabe" que el oro en sus azarosas expediciones. Luego sería transplantada esta planta al continente africano donde en las regiones tropicales se reprodujo tan bien que vino a constituir alimento también básico para millones de individuos. Pero los indios en América aprendieron desde hace mucho tiempo a lixiviar las raíces tuberosas de esta planta rallándolas y lavándolas con agua que se lleva el tóxico. Este harina es luego preparada en forma de panes y secada al sol con lo que queda lista para ser utilizada en forma de tortillas que sirven para acompañar como el pan a muy diversos alimentos. Hay una yuca dulce y una yuca amarga. Esta última es la que contiene el ácido prúsico o cianhídrico. Durante la conquista algunos indios prefirieron beber el jugo de la yuca venenosa a caer en manos de los descubridores.

(Manihot esculenta)

El árbol fruta de mono Árbol muy frecuente en la costa del Caribe, alcanza 10 o 12 metros de altura. Tiene unos frutos rugosos, una semilla muy grande y una porción carnosa muy agradable para comer. La savia, de fuerte color amarillo, es utilizada por los chamanes para curar úlceras de la piel. Se le llama también "madroño".

(Rheedia madruno, HBK)

La papaya
Es un árbol de la familia de las Caricáceas, aparentemente débil, pero produce enormes frutos del tamaño de melones, de excelentes propiedades alimenticias y digestivas por el elevado contenido en pepsina que contiene. Sus semillas son utilizadas por los indígenas por sus propiedades vermicidas y vermífugas. El látex es muy cáustico e irritante al contacto con la piel. Los indios conocen su efecto abortivo que se debe a la carpaína que contiene, de sabor amargo, sobre todo en la corteza, y que produce un efecto depresor sobre el sistema nervioso central disminuyendo la frecuencia del pulso por su acción directa sobre el músculo cardiaco. Se ha descubierto que sus frutos tienen excelentes propiedades curativas sobre los procesos artrósicos y lesiones de los discos intervertebrales.


Carica papaya

 

Menú principal

Acceso